Tu radio y podcast sobre manga, anime y cultura japonesa ツ

La familia imperial no se toca

22 octubre, 2016 /   1545

En Europa llevamos siglos conviviendo con reyes y emperadores. Aún hoy perviven numerosas casas reales con mayor o menor protagonismo en sus países, si bien, no todas han tenido la misma suerte. En Francia se les cortó la cabeza. Por Italia no pueden ni aparecer, se los exilió por su apoyo al régimen de Mussolini. En España, están, ahora menos liantes que con Juan Carlos. En Reino Unido es todo por la reina (también más tranquilos en los últimos tiempos). Han pasado de gobernar países a ser, durante muchos años, portada de las revistas del corazón. Pero, ¿y en Japón? Allí permanece la familia imperial mucho más discreta que otras. ¿Cómo son y qué sabemos de ellos?

Se dice que la familia imperial japonesa es la más monarquía continuada más antigua del mundo. Como suele pasar en estos casos, hay mucho debate sobre el inicio de la misma pero parece haber consenso en descartar a Jimmu (supuesto primer emperador) y los siguientes trece emperadores por falta de pruebas de su existencia real. Aún y empezando por el 15º, el emperador Ojin, nos remontamos al año 500 aC. 1500 años de familia imperial en territorio japonés. ¿Qué? ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Antes de nada es importante plantearse algo básico: ¿quién es el emperador y qué función ejerce en Japón?

flag_of_the_japanese_emperor-svg

Escudo del Emperador

Emperador en japonés es tennō (天皇), correspondiendo el primer kanji a cielo/divino y el segundo a soberano. No nos va a sorprender ahora un rey que dice descender de la divinidad, ¿no? En el caso de Japón, la deidad en cuestión no es otra que Amaterasu. A pesar de que el anterior emperador, Hirohito, se vio a obligado a reconocer su no divinidad, los emperadores son tennō y punto. Divinos o no.

El tennō representa la unión de Japón y es el símbolo de la nación. Se lo considera jefe de estado, aunque no lo sea ya que no tiene poder alguno. Ejerce funciones diplomáticas (comidas y fotitos con otros reyes y presidentes). Es el máximo sacerdote Shintō y como curiosidad, no ejerce como comandante militar desde hace 14 siglos. Curioso en comparación a sus homónimos europeos.

Japan's Emperor Akihito, center, with his family members, wavees to well-wishers from the palace balcony during a New Year's public appearance at the Imperial Palace in Tokyo, Monday, Jan. 2, 2012. (AP Photo/Koji Sasahara)

Japan’s Emperor Akihito, center, with his family members, wavees to well-wishers from the palace balcony during a New Year’s public appearance at the Imperial Palace in Tokyo, Monday, Jan. 2, 2012. (AP Photo/Koji Sasahara)

¿Cómo ha logrado sobrevivir todo este tiempo? El argumento de que los japoneses son muy pacíficos y respetuosos no cuadra del todo. Si habéis oído el podcast sobre historia que se hizo o sabéis un poco de historia japonesas sabréis que belicosos a lo largo de los siglos, un rato. Sin entrar en detalles y muy muy a grandes rasgos podemos decir que sí, siempre ha habido respeto a la figura del emperador pero también interés. Si descienden de los dioses, ¿qué es mejor? ¿Derrocarlos para gobernar en su lugar o incorporar mi familia a la línea sucesoria? La segunda opción fue la preferida y la que hizo que primero los Soga y luego los Fujiwara monopolizaran las “novias” para los emperadores. Y así ha sido hasta el actual emperador, el primero en casarse con una plebeya.

img-145_portal_boda_principes_herederos_akihito_y_michiko_en_1959

Foto de boda de Akihito y Michiko (1959)

Hay una fecha fundamental en la historia reciente de la casa imperial japonesa y esa el 1947. Ese año y con la intención de que quedará incluida en la Constitución made in USA se promulga la Ley de la Casa Imperial. Esta ley tiene como objetivo redefinir y sobre todo acotar los miembros de la familia imperial. Tres son los puntos fundamentales:

  • Solo se consideran miembros de la familia imperial aquellos que sean herederos de los varones de la línea de sucesión masculina. O sea, en el caso de un hogar normal, sería tu padre, tu tío, sus hijos varones y sus descendientes.
  • Las princesas solo lo son hasta el matrimonio. Al casarse con una persona externa de la familia imperial pierden su status de princesas.
  • La adopción no está permitida.

¿En qué situación les deja esta ley? La familia imperial se ve brutalmente reducida al “descartar” todas esas ramas secundarias que con tanto esfuerzo se habían trabajado los Fujiwara y parientes. Actualmente 20 son los miembros de la que está compuesta la Casa Imperial.

genealogy-e

Antes de pasar a hablar un poquito de cada uno, una última y polémica cuestión. La sucesión. Viendo el árbol genealógico, conociendo un poco a los japoneses y a las monarquías, la actual línea sucesoria es bastante deducible: Akihito ⇒ Naruhito ⇒ Fumihito ⇒ Hisahito. Lo serían también el hermano (Masahito) y el tío (Takahito) del emperador aunque por razones de edad no afecten a la línea sucesoria.

El pequeño Hisahito se lleva 5 años con su prima Aiko, hija del príncipe heredero Naruhito. 5 años que dieron lugar a muchas turbulencias, dudas, incertidumbre y la firme intención de replantear las lógicas sucesorias. Desde 1965 no había nacido ningún hombre en la familia. Además, en toda la historia del Japón solo 8 mujeres ostentaron el honor de ser Emperatrices del Japón. Aiko parecía que iba a ser la novena. Entonces el hermano del heredero, Fumihito y su esposa Kiko, tienen a su tercer hijo, un varón. Con él, se acabó el debate.

530008

Presentación del príncipe Hisahito

Una vez dicho esto, ha llegado la hora de jugar al quién es quién.

Akihito y Michiko

Akihito y Michiko

Hijo del emperador Shōwa, Akihito (1933) es el 125º emperador del Japón (contando a los mitológicos). Como antes decíamos, primero en casarse con una plebeya, es conocida su gran interés por las ciencias y la biología. Este verano ha expresado su intención de abdicar a favor de su hijo Naruhito a causa, lo más seguro, de sus problemas de salud. Sería el primero en hacerlo desde hace 200 años.

Por su parte Michiko (1934) es hija del que fuera presidente de Nisshin. Se licenció cum laude en Literatura Inglesa y acudió a cursos en Harvard y Oxford. El compromiso dividió a la opinión pública por tratarse de una plebeya y por haber tenido una educación católica. La propia madre de Naruhito estaba en contra de su unión. Con ella empezó la modernización de la institución más tradicional del país.

Juntos protagonizaron un romance y posterior compromiso muy de prensa rosa. Cuentan que Akihito se enamoró de Michiko en una pista de tenis nada más verla. El heredero y su pareja de dobles perdió contra la de Michiko y este se tomó una foto con ella para el recuerdo. La primera de muchas. ¿Es o no es de película? Aquí tenéis un artículo, en inglés, por si queréis saber un poco más.

Naruhito, Masako y Aiko

Naruhito, Masako y Aiko

Naruhito (1960) es el primer príncipe heredero que ha sido educado con sus padres y no con preceptores. De hecho ese era un asunto que preocupaba especialmente a su madre Michiko. Es, también, el que ha tenido una formación más completa acudiendo incluso a Oxford. Estos dos hechos han influido en su carácter y sus ganas de modernizar la familia imperial. Se dice que no se ha rendido aún en su propósito de lograr que su hija sea emperatriz algún día, algo que lo tendría más o menos enfrentado con su hermano.

Masako (1963), su esposa, es por desgracia conocida a causa de una depresión que ha lastrado su salud, presencia pública y sus deberes como princesa heredera. Hija de diplomático y con una excelente formación (magna cum laude en Economía por Harvard, Relaciones Internacionales en Oxford, entre otras) suponía la mejor carta de presentación. La presión por no engendrar un heredero varón le provocaría la depresión contra la que lucha desde 2002. Actualmente su salud ha mejorado y ha acudido a algunos actos.

Aiko (2001) es la hija de ambos y la tercera nieta del emperador. Tuvo problemas de adaptación a la Escuela Primaria que una vez superados ha contribuido a la mejora en el estado de salud de su madre.

Mako, Fumihito, Hisahito, Kiko y Kko (de izquierda a derecha)

Mako, Fumihito, Hisahito, Kiko y Kko (de izquierda a derecha)

La formación de Fumihito (1965), segundo hijo del emperador no es nada desdeñable al tratarse de un doctor en ciencias. Es, además, presidente honorario del WWF Japón. Segundo en la línea de sucesión tras su hermano.

Kiko (1966), la esposa de Fumihito, es hija de un profesor de la universidad de Gakushuin. Su clase y saber estar ha contribuido, junto a la Emperatriz en la formación y el ejemplo a sus hijas.

Mako (1991) es la mayor de las nietas del Emperador. Estudió en la universidad Gakushin y se graduó en Museología en Leicester. Kako (1994) practica patinaje artístico sobre hielo y es la guapa de la familia. El impacto que tiene en la vida pública la segunda nieta es similar al que tuvo en su día su abuela. La presencia de ambas en la ceremonia del Oharai no gi, una purificación que se hace dos veces al año ha supuesto un paso adelante para la familia imperial, ya que es un acto al que solo acuden hombres.

Ambas son bastantes populares y al haber cumplido la mayoría de edad en Japón (20 años) se están incorporando progresivamente a la agenda pública de la familia. De hecho algo que me resulta muy chocante es cómo hablan ambas de su padre con total naturalidad diciendo que es refunfuñón y que tiene poco aguante lo que hace que se enfade enseguida.

Hisahito (2006) es un niño de 10 años. ¿Qué más se puede decir de él? Se supone que si las cosas no cambian, algún día será Emperador de Japón. Por ahora, no es más que un niño.

Palacio Imperial Kōkyo y salón del Trono del Crisantemo

Palacio Imperial Kōkyo y salón del Trono del Crisantemo

La familia imperial japonesa reside en el Palacio Imperial de Japón, Kōkyo, situado en Tokyo. Tuvo que ser reconstruido en 1968 tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Es posible visitar los jardines del ala este y algunas estancias durante el día del cumpleaños Emperador y el día de año nuevo. Posiblemente la estancia más conocida sea la del Trono del Crisantemo, símbolo de Japón y del Emperador.

¿Cuál es la perspectiva de futuro de la familia imperial?

Recordemos que actualmente 20 son los miembros de la familia imperial japonesa. De estos, siete son mujeres aún jóvenes que dejaran de formar parte en cuanto se casen. El tío y el hermano del emperador (junto a sus esposas) son ya edad de edad avanzada. El mismo Akihito ya tiene 82 años. Esto provoca que quizás nos encontremos ante la única familia real en la que las bodas suponen una tragedia para su propia supervivencia. Cada matrimonio los acerca inexorablemente un poco más a su fin.

¿Y qué opina el pueblo?

Por lo visto los japoneses son más abiertos de lo que en ocasiones pueda parecer. El anuncio del deseo de su emperador de abdicar en su hijo ha dado pie a preguntarse qué opina la gente de todo esto. Pues parece que hay un gran apoyo a la modernización y los cambios en la casa imperial. Un 72% está en contra de la exclusión de las mujeres en la línea sucesoria. Además, un porcentaje muy similar, el 76% se muestra partidario de que el Emperador pueda abdicar. En concreto, el 91% vería con buenos ojos tener a Naruhito como emperador antes de tiempo.

Se suele decir que no os iréis a dormir sin aprender un cosa nueva, pues con todo esto ya podéis afirmar rotundamente que conocéis algo mejor los entresijos del Palacio Imperial japonés.

Escrito por Jeza

Es la primera vez que colaboro en un blog y ¡espero que no sea la última! Me gusta tanto Japón que hasta he estudiado una carrera sobre ello (las carreras que se inventan...). Últimamente mi consumo de anime y manga está volviendo tras unos años de ocaso, por lo menos mi afición a los videojuegos, cine y literatura sigue intacto.